miércoles, 5 de diciembre de 2012

Salve, María Inmaculada


Salve, Virgen floreciente;


salve, Madre siempre intacta;


salve, Reina de clemencia,


por estrellas coronada.


Más que los Ángeles todos


eres Tú pura y sin mancha,


y estás del Rey a la diestra


con vestidura dorada.


Oh, Tú, de la gracia Madre,


del reo dulce esperanza,


luciente Estrella del mar,


Refugio del que naufraga.


Oh, puerta del cielo abierta


por Ti que al enfermo sanas,


ver a nuestro Rey logremos


en la celestial morada. Amén.
(Himno de Completas extraído del Texto del Oficio de la Inmaculada Concepción)

María Santísima de la Concepción. Real Iglesia de San Antonio Abad (Sevilla).



No hay comentarios:

Publicar un comentario