martes, 28 de junio de 2011

¿Quién fue Don Guillermo Sundheim? (II)

Durante el tiempo que duró su relación con la Río Tinto Company, se había construido un chalet en la playa de Punta Umbría para pasar los veranos, por lo que sin duda puede ser considerado como el primer turista que llegó a estas tierras y como su definitivo descubridor. Sundheim sugirió al Staff de la compañía inglesa que esta playa era el lugar ideal para descansar y rehabilitarse, respirando aire puro y fresco tan necesario para los que trabajaban en las condiciones insalubres propias de las minas. Sundheim explicaba a los ingleses las maravillas del lugar: doce kilómetros ininterrumpidos de playa de fina arena dorada, bordeada por dunas con un bosque de pinos y un mar de aguas cristalinas. La temperatura no podía ser mejor, los inviernos eran cortos y templados, y muy suaves los veranos por la brisa del mar. El fondo de la playa era muy plano y descendía ligeramente por lo que un bañista podía adentrarse más de cien metros sin que el agua le cubriera y tampoco había fangos ni piedras. De esta forma “vendió” las bondades de la playa a los británicos comenzando a partir de entonces el nacimiento del pueblo de Punta Umbría y todo su posterior desarrollo turístico. Los directivos ingleses, una vez visitada la zona, quedaron sorprendidos y admirados de tanta belleza y después de los oportunos trámites, el 22 de septiembre de 1896 el Gobierno Español firmó Real Orden autorizando la ocupación de los terrenos.

Playa de Punta Umbría (Huelva)

Entre sus actividades destaca singularmente su vinculación al desarrollo ferroviario de la provincia, hasta tal punto que, en una u otra medida, la figura de Guillermo Sundheim se encuentra tras el establecimiento de las tres líneas más relevantes que cruzaron el territorio provincial en el siglo XIX: la línea de Sevilla a Huelva -definitivamente inaugurada en marzo de 1880- , la línea de Río Tinto a Huelva y la línea de Zafra a Huelva –inaugurada el primero de marzo de 1889-. Así, en 1875 compra los derechos de construcción de la línea hacia Sevilla, que a su vez los vende a MZA. Un año después compró -a nombre de Sundheim & Doetsch- la concesión de la línea a Zafra. De forma paralela contribuyó también a la construcción de las estaciones distribuidas a lo largo de los tres nuevos trazados que ponían en contacto la ciudad con los destinos nombrados.

Es fácil darse cuenta de que de sus ambiciosas iniciativas empresariales e industriales salieron beneficiados la ciudad de Huelva y el enclave minero de Río Tinto. Pero además, la villa de La Palma del Condado. La principal contribución de Sundheim consistió en hacer pasar por ella el ferrocarril Sevilla-Huelva -aprovechando la plataforma que ofrecía la línea que procedía de Río Tinto y que ya pasaba por La Palma- y construir una de las más activas estaciones gracias a la cual se asentó un importantísimo núcleo industrial de bodegas y tonelerías, que terminó repercutiendo positivamente en todos los órdenes de la vida económica y social de La Palma.

Sundheim desempeñó durante varios años el cargo de cónsul de Alemania, fue vicepresidente de la Junta de Obras del Puerto de Huelva casi dos años entre 1895 y 1897 e intervino en otros muchos sectores de la economía provincial llegando a convertirse, además, en factotum imprescindible en la vida social y cultural de la provincia de Huelva: adquirió una gran cantidad de propiedades agrarias e inmobiliarias, ejerció como banquero, promovió la instalación en el municipio de Huelva de establecimientos fabriles para la producción de mármol, aceite, harinas, ladrillos, vinos, etc..., fundó la Sociedad Atlántica para beneficio y renovación del sector pesquero, modernizó el puerto onubense, propuso la creación de la segunda Caja de Ahorros de España, proyectó unos altos hornos, acercó comercialmente nuestra provincia a la vecina Portugal, potenció ateneos culturales, fundó variadas empresas -metalúrgicas, salineras, transportes...- con su socio Don Enrique Doetsch-, etc...

En el plano cultural su contribución fue si cabe más destacable teniendo en cuenta la desidia de las autoridades de entonces. Fue uno de los impulsores en la ciudad de los actos de conmemoración del IV Centenario del Descubrimiento de América -conmemoración que él mismo organizó valiéndose de su influencia en las cúpulas políticas madrileñas-, por lo que promovió la construcción del Hotel Colón –de esbelta y elegante arquitectura- que se comenzó a construir en 1881 y se inauguró el 26 de junio de 1883, fomentó el conocimiento del entonces semiabandonado entorno del Monasterio de La Rábida o las playas de Punta Umbría como ya se ha comentado. De su impronta quedó también la ayuda en la fundación de instituciones tan importantes para la ciudad como la Real Sociedad Colombina Onubense (1880), el Huelva Recreation Club (1889) fundado en el Hotel Colón y que se convirtió más tarde en el Club de Fútbol Recreativo de Huelva, la potenciación de diversos ateneos culturales como la "Sociedad Onubense de Amigos del País" de la que fue su presidente o la creación de la finca de recreo “Villa-Onuba” –localizada entre Galaroza y Fuenteheridos- para su uso y disfrute en donde hoy se puede encontrar un auténtico jardín botánico de gran interés ecológico.
Aspecto exterior de la Casa Colón

Jardines interiores de la Casa Colón

También poseía finca en el entorno de Peguerillas –a la que se accede desde la carretera N-431- donde levantó suntuosa vivienda que a su muerte pasó a manos de la Marquesa de Barbate y posteriormente a sus descendientes para acabar en las de la muy onubense familia Vázquez Limón que hace unos 20 años se deshizo de ella. Desde entonces su estado de abandono y degradación es muy lastimoso siendo lugar de depósito de basuras, escombros y otras calamidades indignas de un lugar que en su tiempo fue noble espacio de descanso y recreo. No obstante, hace unos días hemos recibido la grata noticia de que la familia Cabrera la ha adquirido con el firme propósito de rehabilitarla respetando la fachada y adecentarla con todo su empeño y de esta manera recuperar una singular pieza arquitectónica que forma parte de la historia de Huelva.

Casa en el entorno de Peguerillas

5 comentarios:

  1. ¿De qué fecha data este palacio? ¿Pertenece al termino municipal de Huelva? ¿hay imagenes de como se encuentra actualmente?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fecha exacta de su construcción es difícil de saber puesto que Don Guillermo la compró ya levantada a la anterior familia propietaria, pero seguramente data como mucho del siglo XIX. Se encuentra entre Huelva y Gibraleón y actualmente su aspecto es algo mejor que el que se puede ver en la foto porque los trabajos de restauración de sus nuevos propietarios van avanzando poco a poco en un esfuerzo por recuperar esta pieza arquitectónica.

      Eliminar
  2. Pero pertenece al T.M. de Huelva.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu respuesta! Es una pena que perneciendo a Huelva capital sea tan tremendamente desconocido para todos. Es digno de destacar que se esté apostado por su rehabilitación, ese era un buen lugar para abrir un hotel. Esperemos que recuperen las dos columnas que tenía en la entrada y el detalle del hierro en forma de sierra que poseía en el tejado. Me harías un gran favor si colgaras alguna imagen de cómo se encuentra actualmente. Gracias!!

    Por cierto he retomado un blog sobre Huelva capital y su patrimonio: http://huelvaworld.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría visitarla pronto para ver cómo se encuentra y entonces procuraré hacer fotos que serán publicadas en un nuevo artículo en el blog. He visitado el tuyo y me ha parecido muy interesante. No lo dejes y sigue mostrando todo aquello que te guste o llame la atención. Un saludo.

      Eliminar