viernes, 9 de septiembre de 2011

Visita del Buque Escuela Gloria a Huelva

Atracó en el muelle de Levante del puerto de Huelva en la mañana del 5 de septiembre y partió rumbo a Marruecos el día 8 del mismo mes. Se trata del Buque Escuela “Gloria” de la Armada Nacional de Colombia botado el 2 de diciembre de 1967 en España, concretamente en los astilleros bilbainos Celaya. Un bergantín de tres palos y 67 metros de eslora que ya es la segunda vez que rinde visita a la ciudad de Huelva –la primera fue en el verano de 1989- en su LXV crucero por 14 puertos de todo el mundo hasta que el 24 de octubre recale en Cartagena de Indias después de 123 días de singladura que comenzó el pasado 13 de mayo. Con una tripulación de 170 personas -que nos brindaron un trato de los más exquisito y educado- ha dejado atrás puertos como el de Boston, Copenhague, Hamburgo, Rotterdam o Londres. Por delante, Casablanca y Santa Cruz de Tenerife. Fue recibido por el embajador de Colombia en España, Don Orlando Sardi de Lima, y el alcalde de Huelva, Don Pedro Rodríguez, que tras los saludos protocolarios mantuvieron una reunión con el comandante del buque, Don Gabriel Alinsi Pérez, y el comandante Naval de Marina de Huelva, Don Luis Enrique Elvira, en la que explicaron las características del viaje de este buque.



Como todos los barcos que pertenecen a esta clase es el mejor embajador de los mares allá donde vaya. Gracias a él se refuerzan los vínculos y los lazos entre los pueblos y sus gentes. Las distancias físicas se acortan y todos –visitantes y visitados- se dan cuentan de que no somos tan distintos por muchos continentes y océanos que nos puedan separar. Símbolo de unión de los pueblos, su misión es llevar el saludo de Colombia a los países del mundo con los que la relación es fraterna. Además, por supuesto, no hay que olvidar su papel en la formación de los alumnos cadetes que tendrán la oportunidad de conocerse a sí mismos en situaciones difíciles curtiendo su carácter para el resto de su carrera militar.



De esta manera Huelva se convierte en el único puerto de la península que acoge al bergantín colombiano en esta ocasión y supone un punto de encuentro para reafirmar la unión inquebrantable de las dos orillas atlánticas.




Ha sido un verdadero honor haber podido visitar este majestuoso y noble pabellón de la tierra hermana colombiana.




¡¡Feliz viaje de regreso y hasta siempre Gloria…!!



1 comentario:

  1. ¡Qué suerte haber entrado y visitado el bergantín! Bonitas fotos hermano.

    ResponderEliminar