lunes, 13 de septiembre de 2010

Algunos apuntes astronómicos de este verano

Desde un punto de vista puramente astronómico, la revelación de este verano para mí ha sido la posibilidad de observar a la Estación Espacial Internacional (ISS) cruzando el cielo. Se trata de un espectáculo muy particular por lo que significa que esté ahí girando sobre nosotros. No se trata de una nave más o menos definida surcando poderosamente los cielos nocturnos. No es eso. Lo importante cuando observamos la ISS es pensar que se trata de la mayor estructura habitada de uso internacional conjunto destinada al estudio e investigación espaciales que contribuyen al avance de la tecnología espacial. Gracias a ella tenemos un lugar permanente en el espacio para desarrollar proyectos científicos que aquí en la Tierra no se pueden llevar a cabo. Debemos pensar que la ISS describe su órbita a una velocidad de unos 27.700 km/h y a una altura que oscila entre los 360 km y los 400 km lo que nos da una órbita cada 91 minutos y un total de casi 16 diarias. Tampoco hay que olvidar que en ese gran punto brillante habitan actualmente 6 astronautas: 3 rusos, 1 norteamericano y 2 norteamericanas.

La ISS fotografiada por el transbordador Endeavour

Durante los meses de agosto y septiembre estamos disfrutando de numerosos pases visibles de la ISS por encima de la península y verdaderamente es emocionante verla pasar. Se trata del segundo objeto más brillante de la noche después de la Luna. Ya digo que no se puede ver una nave espacial en la distancia, sino un punto brillante de luz que se mueve por el espacio, aunque con unos buenos prismáticos de al menos 10 aumentos pueden llegar a apreciarse algunas partes estructurales. No es recomendable verla con telescopio por la velocidad a la que se desplaza.










Júpiter y sus cuatro lunas más visibles

Por otro lado, este verano también hemos podido disfrutar del espectáculo de las lunas galileanas variando su posición de un día para otro alrededor del gigante Júpiter, Urano que estos meses se encuentra muy pegadito a Júpiter y es muy fácil de ver, por supuesto la Luna, Venus, Marte y Saturno inmediatamente después de la puesta de Sol; y luego avanzada la noche contemplamos las Pleiades, la Nebulosa de Orión o la galaxia de Andrómeda que es la más cercana a la nuestra, Vía Láctea, tan sólo nos separan 2,5 millones de años luz.

Las Pleiades

3 comentarios:

  1. Bonita y fácil lectura de todo aquello que me has enseñado este verano. Me alegro mucho de que estés disfrutando tanto de las vistas nocturnas que te ofrece el cielo de Punta Umbría.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por ese pequeño homenaje que me has hecho en este maravilloso y bien trabajado blog y no te quede la menor duda de que me dejaste totalmente a cuadros ayer. El que iba a dar la sorpresa se vio él mismo sorprendido.
    Un abrazo y nunca dejes de hacer fotografías.

    Fdo: Juan Belmonte, matador de toros.

    ResponderEliminar
  3. No hay de qué, hermano. También yo te animo a que sigas haciendo crecer tu blog. Procuraré seguir tu consejo y no dejar la fotografía que tanto me gusta.

    Un fuerte abrazo y ya sabes, a coger el toro por los cuernos.

    ResponderEliminar