sábado, 16 de noviembre de 2013

La vida cuando era nuestra

Acaba de salir al mercado y la he terminado de leer hace muy pocos días. Sólo el título y su portada son suficientemente sugerentes y atractivos como para prestarle la merecida atención y darse cuenta de inmediato de que el contenido es verdaderamente original y cautivador.

Marian Izaguirre, bilbaína de nacimiento, nos propone una novela que se desarrolla en el Madrid de la posguerra, recién comenzada la década de los 50. Los principales personajes son, por un lado, Lola y Matías, y por otro, Alice. Dos mujeres que se conocen reuniendo con su amistad mundos tan distantes como dispares, y un hombre que permanece al margen de ello. Una librería encantadora, acogedora, cuartel de supervivencia; y también una historia increíble contada en renglones escritos por alguien con alma y sentido. Con una gran dosis de genialidad, Izaguirre trata de conjugar y hacer convivir en un mismo volumen dos tiempos narrativos distintos y verdaderos, separados en el tiempo y el espacio, entre Madrid, París y Londres. Es un relato de la difícil y dura vida que les tocaba a algunos en aquella época mientras trataban de sobrevivir asidos a la amistad, la esperanza, el esfuerzo y la paciencia. Hay lugar para el amor, para el encuentro entre unos y otros, y también para la pérdida irremediable.


Nos encontramos ante un libro que se lee con sorprendente facilidad una vez nos atrapa el carácter de sus protagonistas capaces de despertar la curiosidad y la comodidad del lector mientras pasa las páginas. Y por si fuera poco, además, podremos encontrar frases lapidarias que invitan a la seria y profunda reflexión. Es una sencilla y hermosa novela sobre la vida misma en tiempos pasados, quizá no tan pasados, -todo termina repitiéndose alguna vez- que se lee con mucha avidez y que deja un agradable regusto a cálida añoranza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario